Todos nuestros clientes son valiosos porque crecemos con ellos y ellos con nosotros. Aprendemos a conocerlos tan bien, que sabemos cuales son sus mañas, sus capricho, les gusta y lo que no. Por eso nos convertimos en sus amigos, panas y a veces en compinches.